El nuevo puente que une a Miraflores y San Antonio permite reducir en un 50% el tiempo del viaje en minibús

La Paz
Herramientas
Tipografia

La Paz/Las Cosas Claras.- El abuelo Pablo Hinojosa vive en la calle Costanera de San Antonio y lleva y trae todos los días a sus dos nietos que estudian en el colegio piloto Naciones Unidas en Miraflores, al frente de su zona. El mayor es Manuel, quien cursa el segundo de primaria, y el menor, Juan, quien está en primero. Todos ahora se encuentran más felices pues podrán dormir un poco más y desayunar con más tiempo gracias al nuevo puente que será inaugurado la mañana de este domingo por el Alcalde Luis Revilla.

“Antes había que ir caminando por la Pasoskanky, porque en minibús era mucha trancadera. Tardábamos 15 minutos y ahora lo haremos en dos”, dice el abuelo de 60 años mientras da jugos en bolsa a sus pequeños que corren emocionados por el puente días antes de la inauguración. El brillo en los ojos de don Pablo no pasa desapercibido.

El puente que une Miraflores con San Antonio mejorará la calidad de vida de los paceños, reducirá el congestionamiento vehicular, reducirá hasta en un 50% el tiempo que se usaba en minibús para ir de un sitio a otro y dará seguridad a los peatones y a quienes se trasladen en silla de ruedas. La Alcaldía invirtió en la obra cerca de 15,5 millones de bolivianos.

“Este proyecto vial no sólo beneficiará a los conductores, sino a los vecinos de distintas zonas que podrán pasar por el puente, porque se tiene dos aceras amplias a los extremos. Los niños y ancianos podrán acudir rápidamente a las unidades educativas y a los centros hospitalarios, que se encuentran en Miraflores”, indicó el secretario municipal de Infraestructura Pública, Rodrigo Soliz.

Por ejemplo, hasta hace unos días quien se dirigía en minibús en horarios pico desde el colegio Hugo Dávila (en Miraflores) hasta el Cruce de Villas tenía que resignarse a estar al menos 12 minutos dentro del minibús y esperar que no empeorará la trancadera, caso contrario los nervios se ponían a prueba mientras se restaba tiempo al almuerzo o a la cena. Sin embargo, esto ahora será cosa del pasado, pues los estudios de la Alcaldía indican que con el nuevo puente se tardará cinco minutos.

Miraflores es una zona con gran cantidad de unidades educativas, universidades y centros hospitalarios y se estima que el 60% de la población en edad escolar y universitaria y personas que buscan atención en salud que vive en las villas San Antonio Alto y Bajo y Copacabana asisten a estos lugares.  Los nietos de Hinojosa son parte de este grupo poblacional.

Cansados por haber corrido por el puente, Manuel y Juan prefieren no hablar, pero sí tomar su jugo. Don Pablo en cambio, no escatima elogios por la nueva obra y asegura que “los chicos ya podrán dormir algo más, porque tardaremos casi nada en llegar al colegio”.

Características

El director de Puentes e Infraestructuras Especiales de la Alcaldía, Mauricio Sagárnaga, explicó que el nuevo viaducto tiene 100 metros de largo, cuenta con dos carriles para vehículos y aceras peatonales de 1,50 a cada lado con barandas de hasta cuatro metros de altura para dar mayor seguridad a la población.

Tiene parapetos (protectores) en cada lado para dar seguridad a los peatones y cinco luminarias que permitirá reducir la inseguridad ciudadana.

El puente fue construido con una metodología nunca antes utilizada en el municipio de La Paz: la de bolados sucesivos que permite evitar que los tirantes no estén al exterior, sino que el sistema de cables está por dentro de la estructura.

“Es la primera vez que se implementa en el municipio este tipo de tecnología de construcción. Este tipo de puentes se realizan en carreteras donde tenemos dificultades por el cruce de ríos muy anchos o por laderas muy profundas. (...) El puente está diseñado para camiones que tienen un peso de hasta 32 toneladas, transporte que ni siquiera existe en la ciudad”, explicó Sagárnaga.

Quienes sí usarán el puente serán los miles de conductores que manejan de una zona a otra (en horas pico, unos 1.520 vehículos) y los cientos de estudiantes que viven en San Antonio y otros lugares y pasan clases en Miraflores.

El miércoles pasado, a las 12.00, las Cosas Claras y quien diera un vistazo a la nueva infraestructura se pudo dar cuenta de la gran circulación peatonal. A cuatro días de la inauguración de la obra ésta ya era utilizada por decenas de niños de primaria que corrían de ida y vuelta mientras sus padres cargaban las chamarras y mochilas de los pequeños. La alegría se reflejaba en el ambiente, al igual que en el brillo de los ojos de don Pablo.

Cambian sentido de 3 vías para optimizar la circulación vehicular

A fin de optimizar los tiempos de circulación por la nueva obra, la Alcaldía decidió que el puente sea de ingreso a San Antonio y el viaducto de Pasoskanky, ya existente, sea de salida de esa zona. Además, se realizó el cambio de sentido en otras dos vías, informó el secretario municipal de Movilidad, Ramiro Burgos.

Los tres cambios viales son: el puente Pasoskanquy será en un sólo sentido (de ingreso a Miraflores hasta la avenida Brasil), la avenida Regimiento Castrillo únicamente será de subida (desde la intersección del nuevo viaducto hasta el puente antiguo Pasoskanquy) y la Gutiérrez Guerra también tendrá un único sentido (ingreso al nuevo viaducto desde la avenida Brasil).

Burgos informó que la Comuna destinará guardias municipales de transporte al lugar para coadyuvar al orden y en la circulación vehicular y resaltó que estos cambios viales son muy importantes y es necesario por lo que es necesario que la población se familiarice con ellos.

Par vial

“El nuevo puente va a ser solamente en un sólo sentido con sus dos carriles de ingreso a las villas San Antonio Bajo, San Antonio Alto, Copacabana y Pampahasi, y el antiguo puente Pasoskanqui va a servir solamente de salida de las villas hacia el centro de la ciudad”, explicó Burgos en conferencia de prensa.

Respecto al transporte público, el 78 por ciento de líneas que van desde Miraflores hacia San Antonio usará el puente nuevo hacia la avenida Regimiento Castrillo, el 20 por ciento pasará por el puente Paraguay y el 2 por ciento por el viaducto que será entregado este domingo, pero hacia la avenida Costanera.

Más datos

Comuna trabajó de forma integral en la construcción del puente. La obra se realizó gracias al trabajo de la Secretaría Municipal de Infraestructura Pública, Emavías, las Subalcaldías Centro y San Antonio y Barrios de Verdad. Además, la empresa Cinteplast donó pintura y parte de mano de obra para pintar las fachadas en las casas de San Antonio.

Se barajan tres nombres para el puente.  En un principio se mencionó que sería Gutiérrez Guerra (en honor a José Gutiérrez Guerra, presidente de Bolivia desde el 15 de agosto de 1917 hasta el 12 de julio de 1920), sin embargo algunos vecinos pidieron que se denominara San Antonio de Padua (sacerdote franciscano del siglo XII, considerado patrono de quienes buscan pareja) y otros Jaime Escalante (profesor boliviano que revolucionó en EEUU la enseñanza de las matemáticas).

El artista Ricardo Usnayo del equipo de Barrios de Verdad realizó un mural que resume los elementos más simbólicos de ambas zonas. La pintura está ubicada en el lado de Miraflores.

El barandado está hecho de acero y tiene una altura de cuatro metros para salvaguardar la seguridad de las personas.

El parapeto es una estructura que separa la vía de la acera. Mide  90 centímetros de alto lo que impide la invasión de vehículos al área de circulación del peatón.

La pila central tiene aproximadamente 25 metros de alto y está apoyada sobre un bloque con pilotes enterrados a 18 metros de profundidad.

Los cinco postes de iluminación que hay en el puente funcionan con energía led y sirven tanto como para el peatón como para el tráfico vehicular.

Se implementó rampas en las cuatro aceras del puente y pasamanos en el barandado que servirán también para las personas no videntes.

Sistema de drenaje. En San Antonio se implementó un sumidero y dos bocas de tormenta, uno en la calle Costanera y otro en la final Castrillo, para el desague del agua. En Miraflores hay dos sumideros.

Hablan los vecinos

Raúl Miranda, Presidente del sector Los Guindales en la zona Miraflores

Antes nuestros alcantarillados iban al río, ahora gracias a esta obra nuestro alcantarillado va a ir a la matriz que pasa por el Hospital Obrero. Ese es un gran trabajo que nosotros agradecemos. Han cambiado las cañerías, son totalmente nuevas para que no existe ningún problema con el puente. 

Magaly Pereira,  vecina de la calle Lucas Jaimes y Gutiérrez Guerra, en Miraflores

Estamos felices y muy agradecidos con el Alcalde. Esto es un progreso para la ciudad, Vivo hace 40 años en este sector, antes la gente pasaba con tablitas por el río. Era súper peligroso. Pero ahora, la obra va a facilitar la viabilidad de las movilidades y de la gente.

 Silvia Bando, vecina de San Antonio

Vivo más de 20 años en la final Alberto Mendoza nos va a ayudar mucho ya que había harta inseguridad. Dos o tres veces se ha tenido que sacar autos del río. Estamos que ahora todo va a mejorar. Tomaban mucho, aquí a los niños del  colegio Hugo Dávila los asaltaban aquí en la noche para los del turno de la tarde. A mi hijo le han sacado dos a tres veces. La zona se ve más linda.